Español | Nicaragua | Nummer 540 - Juni 2019

“ES HORA DE GOLPEAR LA MESA”

Un llamado de Gioconda Belli a no tolerar más al gobierno

                                            Für die deutschsprachige Version hier klicken.

Foto: Oscar Navarrete

Von Giaconda Belli

Me preguntan si Eddy Montes Praslin es pariente mío. Es Praslin como mi tatarabuelo, personaje de mi nueva novela. Pero no sé si somos parientes. De todas formas, aunque no fuera consanguíneo mío, es mi pariente por el solo hecho de ser un conciudadano, un nicaragüense más, víctima de la violencia de la situación social y política de un régimen que ha dejado de gobernarnos y solo busca proteger su permanencia en el poder. Este es un Estado cuya única respuesta al descontento y rechazo de su pueblo es la represión policial; un Estado militarizado que pone como condición para cumplir compromisos firmados que se levanten las sanciones impuestas a sus familiares y empleados; un poder dispuesto a encerrar, matar y acomodar la realidad a su conveniencia; un Gobierno que niega su responsabilidad siempre, que culpa a los demás siempre.

Es inútil a este punto dilucidar lo que sucedió el jueves 17 de mayo en el penal de Tipitapa, “La Modelo.” No importa lo que diga la Policía, el Ministerio del Exterior, cualquier funcionario gubernamental, el presidente o su esposa. El hecho es que, dentro del penal, un prisionero fue alcanzado por la bala de un agente armado del régimen; el hecho es que este hombre armado disparó contra un prisionero desarmado. Esa víctima era alguien que jamás debió estar preso, un nicaragüense nacionalizado estadounidense que llegó a Nicaragua a ver a su familia y que fue detenido y acusado injustamente, como los cientos de hombres y mujeres apresados por protestar contra la represión y desgobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo

La cárcel “La Modelo” se ha convertido, como su nombre lo indica, en el modelo y ventana donde la dictadura Ortega-Murillo, ha desplegado y hecho alarde de su crueldad. Los prisioneros políticos en ese penal han sido maltratados una y otra vez. El jueves 17 muchos de ellos fueron de nuevo golpeados con una violencia inaceptable.

Una muralla de antimotines fue la respuesta a la angustia de las madres que llegaron a la prisión temiendo por la suerte de sus hijos. Cientos de antimotines fueron enviados también a la ciudad del difunto, Matagalpa, para impedir que el pueblo asistiera a sus exequias. Las fotos y videos de la ciudad militarizada, de las calles ocupadas por las fuerzas represivas, son el testimonio del miedo de un Gobierno que, para seguir sosteniéndose en el poder, debe recurrir al terror, a la descomunal presencia de personal armado.

Es urgente, esencial, que militares retirados y activos, la cúpula empresarial, el Cosep y sus poderosos consejeros, los empleados públicos, los sandinistas que aún rodean a este Gobierno, alcen sus voces y tomen acción para detener esta debacle. Matar presos, golpearlos, mantenerlos en condiciones de ignominia como están Miguel Mora, Lucía Pineda, Ricardo Baltodano, Medardo Mairena y muchos más, atenta contra los valores de nuestra sociedad. Impedir a una familia y a un pueblo enterrar con dignidad a su muerto, militarizarnos, callarnos a punta de miedo y armas, es obligar al país entero a humillarse y perder la dignidad.

Hay que detener esta irracional crueldad y obligar a este Gobierno a confrontar el daño que están haciendo. Hay que deponer intereses propios y ejercer el poder moral o económico, antes de que esta secuencia nefasta de hechos nos hunda aún más en el laberinto del oprobio. Hace falta que se pronuncien los sectores que callan, hace falta que golpeen la mesa para decir: ¡Basta ya! La hora de hacerlo es ahora.

Este artículo fué por primera vez publicado en el periodico Confidencial.

 

Ähnliche Themen

                                                    Para leer en español, haga clic aquí.

Die Schriftstellerin Gioconda Belli kehrte 1979, nach dem Sieg der sandinistischen Revolution, zurück nach Nicaragua, wandte sich in den 1990er-Jahren aber von den Sandinisten ab, weil diese inzwischen selbst mit diktatorischen Mitteln regieren. / / Foto: Oscar Navarrete

                                                    Para leer en español, haga clic aquí.

 

Magaly Quintana Pereyra – La Maga // Foto: Margarita I. Montealegre

Nicaragua und die feministische Bewegung verlieren eine unerschütterliche Verteidigerin der Menschenrechte: Magaly Quintana Pereyra, Aktivistin und Direktorin der Organisation Katholikinnen für das Recht auf Entscheidung (CDD), starb am 5. Mai 2019 nach einem Schlaganfall. Die Nachricht hat unter Feministinnen und den Angehörigen der vielen ermordeten Frauen in Nicaragua, die Quintana in den letzten Jahren begleitet hat, für Bestürzung gesorgt. Quintana wurde von vielen einfach La Maga (dt. „Die Zauberin“) genannt. Als unbeugsame Kämpferin und Verteidigerin der Frauenrechte forderte sie Gerechtigkeit für die Opfer von Feminiziden und unterstützte zuletzt die Protestbewegung gegen die autoritäre Herrschaft von Präsident Ortega. Nachfolgend veröffentlichen wir einen Nachruf von Sylvia Torres, welcher in der Wochenzeitung Confidencial in Nicaragua erschienen ist.