“Resistencia para que la realidad no sea tan grave“

Für die deutschsprachige Version hier klicken

¿Cómo les fue estos últimos meses, han percibido alguna diferencia en su trabajo con la olla?
Catalina Fixman: Sí, lamentablemente percibo que el número de las personas en situación de calle aumentó. Antes ya había un montón de gente en la calle, pero también había gente que tenía cierto subsidio para quedarse en hoteles. Esto me parece lo más inmediato, que la gente ya no podía pagar el hotel porque dejó de recibir el subsidio o porque ya no pudieron pagar la habitación donde dormía. Y además la cuestión de la crisis alimentaria que está habiendo por el aumento tan repentino de precios llevó a que mucha más gente no tenga que comer…
Joaquín Puga: A modo de anécdota: El jueves pasado, mientras recorríamos Plaza Miserere, se nos acercaron unas señoras jubiladas que estaban paseando a su perro a pedirnos si no teníamos una vianda para darles a ellas. Gente que trabajó toda su vida y ahora tiene una jubilación tal vez muy precaria también está teniendo problemas para llegar a fin de mes.

¿Cómo pretende abordar el Gobierno de Milei el hambre la pobreza y la vida de las personas en situación de calle?
Joaquín Puga: No le importa en absoluto. No solo no los ayudan o no hacen nada al respecto, sino que también buscan echarlos y violentarlos. El problema no solamente es el Gobierno nacional. A nivel de la ciudad, cambió el jefe de Gobierno, que es ahora Jorge Macri. Tiene una política muy en contra de las personas en situación de calle, las ve como algo que afea a la ciudad. Tanto a nivel nación como a nivel ciudad, mi percepción es que es un gobierno para gente de clase media y nada más. A nivel nación, ahora hay ciertas medidas para cuidar el bolsillo de la clase media, por ejemplo, una ayuda para quienes pagan colegios privados o salud privada. Pero la educación y la salud pública mientras tanto: destrucción total. De las personas en situación de calle directamente no piensan más que como en una especie de obstáculo que hay que sacar. De hecho, la semana anterior hubo declaraciones muy feas del jefe de seguridad de la ciudad, Diego Kravetz, diciendo que son peligrosas y que tienen antecedentes…
Catalina Fixman: Sí, se esta agravando mucho más esta otredad, esta deshumanización que ya sufren estas personas per se, es bastante terrible. Muchas personas también, cuando empiezan a sufrir esta crisis, se encierran más y empiezan a generar más pensamiento de odio o de violencia hacia las demás personas. También está un vaciamiento muy grande del Estado. Creo que al Estado le faltaba mucho por hacer por las personas en situación vulnerable, ahora más todavía, porque hubo muchísimos despidos. Hay un desarmamiento de todos los institutos públicos que podían llegar a hacer algo. Así que el panorama no es para nada bueno en varios sentidos.

¿Todo esto no significa una situación de sobreexigencia para su grupo?
Joaquín Puga: Sí. Yo vivo en Buenos Aires desde 2020 y siempre ha habido personas en situación de calle, pero realmente la cantidad de gente que hay ahora es mucho mayor. En el equipo de que salimos en bicicleta, originalmente salíamos con unas 30 viandas todos los jueves. A veces en el recorrido que hacíamos no llegábamos a entregar todas las viandas; ahora estamos saliendo con 50 y a la mitad del recorrido se acaba.
Catalina Fixman: Lamentablemente hay un límite dentro de todo lo que podemos hacer. Es muy difícil porque siempre llega un momento que nos quedamos sin viandas. Además que salimos los jueves y los domingos y hay que ver qué pasa los otros días, con las otras comidas o las otras necesidades. Igualmente noto que la olla ha crecido mucho los últimos meses. Yo creo que también hubo un crecimiento de la conciencia. Hay que seguir dándolo todo y seguir confiando en que ese colectivo no va a arreglar la situación, pero por lo menos está haciendo algo muy importante.

¿También cooperan con otras organizaciones a nivel barrial?
Catalina Fixman: Estamos en una asamblea que reúne varias ollas de Capital Federal y muchas de esas ollas también hacen otro tipo de asistencia. Por ejemplo, hay una que ayuda también a las personas a buscar empleo. A veces cuando podemos también abrimos un espacio donde la gente pueda sociabilizar. También juntamos donaciones de abrigo, kits de higiene o alguna necesidad particular. La idea es no ser solo un asistencialismo de ir y llevar comida, sino también conversar con la gente. También hay una compañera que los lunes da talleres de Lengua y Literatura para la misma gente que viene a comer.
Joaquín Puga: Aparte de esto cada tres meses tratamos de organizar un evento que le decimos Festiamigues en el cual se acerca a la gente a nuestro centro cultural y participan o incluso protagonizan el evento, cantando, haciendo trucos de magia como una forma de inclusión más allá de estar nosotros al servicio de ellos, sino de estar todos juntos compartiendo.

¿Cómo financian la olla?
Catalina Fixman: Amigues siempre ha sido una olla autónoma que no está apoyada ni por el Estado ni por alguna agrupación política, así que es todo por donaciones. Tenemos tanto personas que donan fijo todos los meses como donaciones puntuales. Cada tanto hacemos campaña para juntar fondos y directamente alimentos. Hay muchos eventos que nos invitan a participar para pedir un alimento como entrada; muchas veces vendemos stickers, ciertos merchandising. Hay varios artistas en la olla, por suerte, que muchas veces venden sus obras a beneficio. Como tenemos que pagar también un alquiler, la comida, y siempre surgen nuevos gastos, tenemos que estar constantemente buscando la manera de conseguir donaciones.
Joaquín Puga: Por suerte, actualmente se mantiene la estabilidad financiera de la olla, pero claro que no nos sobra dinero, dependemos mucho de que nos donen verdura o embutidos veganos para todas las semanas. Creo que es como decía Cata: Ante una situación de tanto estrés para la sociedad, hay un montón de gente que se da cuenta de que puede poner un granito de arena y lo hace. Ya sea poniendo un poquito de dinero, si puede, u ofreciéndose como voluntaria con su tiempo.

Varios sectores de la sociedad se están movilizando en contra del Gobierno. ¿Eso les da un poco de esperanza?
Joaquín Puga: Hay un montón de protestas que se están organizando. Por ejemplo, el 23 de abril [hay] una gran marcha en defensa de las universidades públicas, que las están desfinanciando terriblemente. ¿Qué se puede lograr con esas marchas? Yo la verdad no sé. No sé en qué momento el Gobierno va a tener que decir “se nos fue la mano, vamos a tener que dar un paso atrás”… Como creo que gobiernan solamente para la clase media, va a ser cuando la clase sienta tocados sus intereses.
Catalina Fixman: Lo que sí me da un poco más de esperanza es ver que ciertos colectivos o las asambleas barriales están creciendo bastante, entonces se está generando cierta organización en paralelo a lo que pueda pasar desde lo estatal. Es una resistencia para que la realidad para muchas personas no sea tan grave. Mi esperanza es que, por lo menos, crezca eso y que, con eso, podamos salir adelante. Me parece importante que no bajemos los brazos, que no normalicemos todo lo que está pasando; también difundir en otros países, contar lo que está pasando y permitir el debate tanto a nivel local como regional e internacional. Me parece que hay debates que en Latinoamérica tenemos que dar porque hubo gobiernos similares ya en otros países. Y claro que también la solidaridad internacional siempre suma bastante, como una contribución grande que se hizo desde Berlín con un evento; también saber que hay una desigualdad fuerte de poder y de acceso entre países y que, a veces, quizá la moneda de ustedes para nosotros vale muchísimo más. Son contribuciones que quizá cuestan poco y el valor después que tienen acá es muchísimo.

DEMOCRACIA EN CRISIS

Miembros del PRD haciendo campaña para ‘Nito’ Cortizo (Foto: Alexis Alvarado)

La oposición siempre gana, pero después todo sigue igual – igual de neoliberal. Esta regla empírica de la política panameña ha sido confirmada una vez más cuando el 5 de mayo Laurentino ‘Nito’ Cortizo del Partido Revolucionario Democrático (PRD) ganó las elecciones con un 33.5 por ciento de los votos.

Desde el fin de la dictadura militar (1968-1989), ningún partido ha logrado gobernar más de un período y los tres partidos más grandes se han turnado en el poder. En la teoría estos partidos ocupan lugares diferentes en el espectro político: el Cambio Democrático (CD) vendría a ser un partido del centro, el Partido Panameñista de derecha nacionalista. Mientras que el PRD sería de izquierda moderada, incluso es formalmente miembro de la Internacional Socialista. Por lo tanto, su asunción al gobierno debería suponer un cambio de rumbo. En la práctica, no obstante, los tres partidos principales de Panamá siempre han seguido la misma política neoliberal de derecha – el PRD justamente ejecutó la privatización de la mayoría de las empresas estatales en la década de los 90.

El presidente electo, Nito Cortizo, lo demuestra al ser consultado acerca de su posicionamiento ideológico: “Yo soy pragmático”, el empresario dijo a la emisora Telemetro, “La inversión privada crea puestos de trabajo y, por lo tanto, aumenta el consumo. Esto es muy importante para ayudar a un país con tanta pobreza y desigualdad como Panamá. No se trata de ser de derecha o de izquierda”. Cortizo considera que la mejora de la calidad del sistema educativo se consigue mediante una mayor orientación hacia las necesidades del mercado laboral y quiere que lxs inversionistas “se sientan como en su casa”.

El enojo con la clase política es muy grande

Los únicos temas de importancia en la política panameña parecen ser la economía y, en los últimos años, la corrupción. Los Panama Papers en 2016 demostraron el rol de Panamá como foco de evasión de impuestos y lavado de dinero. Luego se supo que la constructora brasileña Odebrecht – recientemente a cargo de grandes obras como la nueva línea de metro o la ampliación del aeropuerto – había pagado 60 millones de dólares en sobornos en Panamá.  En el parlamento, varixs legisladorxs habían proporcionado a sus familiares contratos de trabajo a gran escala o habían regalado dinero fiscal. Además, desde hace tiempo muchos miembros de la administración pública son considerados como botellas, o sea, llegaron al poder sin calificaciones gracias a favores políticos. La Corte Suprema no es percibida como independiente, ya que cada presidentx nombra cuatro o cinco de sus nueve jueces. Según la encuesta Latinobarómetro, el 83% de la población piensa que el país está gobernado por algunos grupos para su propio beneficio. En consecuencia, el enojo con la clase política es muy grande.

Electoralmente, ese enojo se encauzó hacía el apoyo de un candidato independiente, Ricardo Lombana. Él recibió un notable 19.2 por ciento de los votos con una campaña basada en las redes sociales dirigida a la juventud urbana, pero sin maquinaria partidaria, sin programa electoral elaborado y con poca experiencia política. Respecto a la elección simultánea de legisladorxs, el enojo popular fue articulado por la campaña #NoalaReeleccion y su demanda de no reelegir a los diputados que carecen de integridad. Como resultado de ella, sólo 14 de lxs 50 candidatxs a la reelección fueron reelegidxs, la cuota más baja desde 1994. Cinco legisladorxs ahora serán independientes, cuatro más que antes. Para hacer frente al descontento de la gente, casi toda la clase política se ha pronunciado a favor de cambios en la constitución que prevengan la corrupción.

En todo caso, la preocupación popular por la economía parece pesar aún más que aquella por la corrupción. Del expresidente Ricardo Martinelli (CD), a pesar de su encarcelamiento por corrupción y espionaje ilegal de opositorxs políticxs durante su mandato, muchxs panameñxs siguen teniendo una buena opinión, condensada en la frase: “Robó, pero hizo”. A Rómulo Roux, ex ministro de Martinelli, sólo le faltaron unos 45.000 votos para ganar la elección (obtuvo el 31.15 por ciento de los votos), probablemente porque fue asociado con el legado económico de su mentor.

Juan Carlos Varela (Partido Panameñista), sucesor de Martinelli y presidente saliente, en cambio, hizo un esfuerzo creíble en la lucha contra la corrupción. Sin embargo, en la percepción de la población, no le importó suficientemente la economía, la cual no creció tan fuertemente en su mandato como antes bajo Martinelli.

Hay demasiado consenso y ninguna diversidad ideológica

Esto a Varela le valió el apodo de Tortugón, o sea, no robó, pero tampoco ‘hizo’. A su compañero de partido José Blandón – alcalde de la ciudad de Panamá con algunas ideas ambientalistas y en los años 90 duro crítico de las privatizaciones que realizó el PRD – lo llevó a hundirse en la elección con el 10.5 por ciento de los votos a pesar de sus esfuerzos por distanciarse de Varela. Finalmente Nito Cortizo, con un perfil más autoritario y conservador, ganó las elecciones con el lema “Hacer sin robar”. Los perfiles de Cortizo y Blandón dejan en evidencia que ser de un determinado partido político no dice mucho en Panamá.

¿No hay otros temas relevantes aparte del desarrollo económico y de la prevención de la corrupción? La competencia, propia de una campaña electoral, lleva normalmente a los partidos a expresar sus diferencias políticas. En los debates televisivos, lxs candidatxs de hecho hablaron de varios puntos, como la baja calidad de la educación escolar, la creciente escasez de medicamentos, el inminente colapso del sistema de pensiones o la frustración del sector agrario ante las grandes importaciones de alimentos. No obstante, las controversias sustanciales desempeñaron un papel bastante menor.

“La democracia panameña es débil y está en crisis”, dice el sociólogo y profesor universitario Alonso Ramos en conversación con LN, “hay una falta de representación, hay demasiado consenso y ninguna diversidad ideológica. Aunque se le dio mucha importancia al discurso del cambio de poder regular después del fin de la dictadura, no hay cambios reales. En la campaña electoral no se discutieron temas tan importantes, pero a la vez delicados, como los escándalos, lo que en última instancia toca el estado de nuestra democracia, así como también el cambio climático, al cual Panamá es muy vulnerable. Y finalmente, tampoco se habló de la desigualdad”.

Cambio de figura, pero no de rumbo ‘Nito’ Cortizo en su toma de posesión (Foto: Wikimedia, CC BY-SA 4.0)

La economía de Panamá ha crecido un promedio de 5.6 por ciento en los últimos cinco años y tiene uno de los ingresos per cápita más altos de América Latina. Aunque todos lxs políticxs se comprometen a luchar contra la pobreza, la mayoría no habla de que en Panamá el 10 por ciento de la población, los ricos, perciben 30 veces más ingresos que el 10 por ciento más pobre. Sólo en una docena de países de todo el mundo la desigualdad es aún mayor. ¿No podría esto ser un punto de partida para los movimientos y partidos de izquierda?

Según la encuesta “Barómetro de las Américas”, el 29.5 por ciento de la población panameña se describe a sí misma como políticamente de izquierda. Sin embargo, hay sólo un partido de izquierda, el Frente Amplio por la Democracia (FAD), que surgió del sindicato de trabajadores de la construcción, Suntracs. Su defensa de un estado de bienestar y de un sistema tributario más progresivo parece ser una noción más bien radical para Panamá:

Los representantes de la izquierda han sido perseguidos por la oligarquía

Ya por segunda vez el FAD, que se postuló por primera vez en 2014 a elecciones nacionales, tendrá que disolverse de acuerdo a la ley porque fue el único partido que permaneció por debajo del 2 por ciento de los votos. No obtuvo ningún escaño en el parlamento y sólo el 0.7 por ciento de los votantes votó por su candidato Saúl Méndez (ver LN 415). ¿Por qué el panorama se ve tan difícil para la izquierda en Panamá?

“Se debe a los 150 años de presencia colonial de los EE.UU. en Panamá, después de la construcción del ferrocarril en 1850”, intenta explicar Alonso Ramos. “Esto ha tenido una influencia decisiva en la cultura política. Este trauma sigue marcando a nuestra sociedad actual en lo que somos y en lo que no somos. Desde la década de 1930, todos los que han representado las ideas de la izquierda han sido perseguidos por la oligarquía. Es por eso que hoy en día sólo muy poca gente en Panamá se reivindica de izquierda, ni siquiera el FAD lo hace”.

Esto también tiene un impacto en la sociedad: temas como el aborto o los derechos de personas LGBTIQ* apenas se discuten, casi no hay políticos que critiquen las posiciones conservadoras de la iglesia católica y de los evangélicos. ¿Hay esperanza en los nuevos movimientos políticos? Claudia Cordero, científica especializada en la comunicación y la cultura, está desilusionada: “Desafortunadamente, no hay tales movimientos en este momento”, explicó a LN durante la campaña electoral. “De momento muchos jóvenes están compartiendo la campaña #NoalaReeleccion en las redes sociales o tienen su sticker en sus autos y creen que están participando en un movimiento social. Pero el motor de esta campaña es el grupo Movin. Trata de parecerse a un movimiento ciudadano contra la corrupción, pero de hecho detrás hay principalmente unas 15 a 20 personalidades influyentes en torno al multimillonario Stanley Motta. Ellos son los poderes fácticos del país. Quieren llenar el vacío que deja el desgaste del sistema, quieren canalizar la molestia y proteger al modelo imperante pidiendo que no se reelijan los diputados. Tratan de dar la impresión de que quieren cambiar todo, sólo para que nada cambie de verdad.”

La élite quiere canalizar la molestia y proteger al modelo neoliberal.

Sin embargo, hay un actor que ha demostrado poder protestar de manera eficiente contra las políticas neoliberales de esta oligarquía, ejecutadas por los gobiernos de turno: La última movilización poderosa y masiva fue la resistencia indígena a una nueva ley de minería en 2011 (LN 443). A pesar de la represión y la difamación masiva por parte de los medios, incluyendo un lenguaje racista, la protesta de lxs indígenas Ngäbe Buglé tuvo éxito y la ley fue finalmente retirada. Aunque los liderazgos en su momento fueron captados por los partidos políticos y así neutralizados, es probable que en los próximos años aumenten otra vez los conflictos con grupos indígenas porque los gobiernos siempre han mirado los recursos de las regiones indígenas autónomas con el fin de impulsar el crecimiento económico. No obstante, si los indígenas siguen siendo el único grupo relevante que no está de acuerdo con el gatopardismo panameño, es probable que la regla empírica de la política en Panamá se vuelva a confirmar en cinco años más.

 

Newsletter abonnieren