«

»

Artikel drucken

CHILE EN FOCO Y SIN REFUGIOS

La tarde del viernes 27 de Diciembre del año recién pasado nuestro corazón se incendió de
desesperanza. La policía chilena quemó el histórico Cine Arte Alameda, en pleno centro de
Santiago, luego de lanzar una bomba lacrimógena sobre su techo que inició un fuego
descontrolado. Todos quienes habíamos visto películas y reunido allí por más de 20 años nos
detuvimos atemorizados frente a las cenizas del lugar, su sala de cine completamente destruida.
Esa misma noche y solo unas horas más tarde, a unos metros del cine, Mauricio Fredes murió
ahogado en una fosa por efecto del carro lanza aguas. Ese viernes oscuro los chilenos vimos con
más claridad que nunca algo que no queríamos creer : no nos quedan refugios frente al Gobierno
de Sebastián Piñera. A medida que los bomberos apagaban el fuego, las paramédicas de las
brigadas de salud, quienes habían estado atendiendo en el hall del cine desde que comenzó la
revuelta en Octubre, tuvieron que llevar a los heridos hacia afuera, en medio del gas lacrimógeno
y los balines de metal que la policía seguía disparando desde la calle hacia las instalaciones. Una de
las paramédicas me relató que uno de los balines pasó justo al lado de su cara mientras protegía a
uno de sus adolescentes heridos.
El cine es un refugio no sólo para los amantes del cine, que pueden imaginar un mundo distinto en
las imágenes proyectadas sobre la pantalla, si no también porque sus espacios físicos tienen la
capacidad de ser lugares de encuentro, de participación, de inclusión para todos aquellos que nos
sentimos ajenos a un sistema que nos explota y nos olvida. Eso es el Cine Arte Alameda, un refugio
queer, punk, cinéfilo, y también un refugio para las brigadas de salud, amedrentadas con venganza
en las calles por la policía.
Al otro lado del mundo, la Berlinale ha sido uno de esos preciados refugios para tantos cineastas y
productores que luchan contra estas violencias alrededor del mundo. Así lo sentí cuando el 2016
llegué a estrenar en Panorama “Nunca vas a estar solo”, un film dirigido por Alex Anwandter que
retrata la brutal golpiza que un joven gay recibe en su barrio y la frenética búsqueda por justicia
que su padre debe emprender al no poder pagar las cuentas del hospital. Nuestra película ganó el
Teddy Jury Award ese año, la misma noche que una joven trans fue quemada con ácido en su cara
en otro barrio pobre de Santiago. Contra esa violencia nos cansamos y nos unimos. Después de
más de 100 días de protesta, de 35 personas muertas, 30.000 detenidos, 400 heridas oculares, de
niños y niñas torturados por la policía, seguimos acá, en la plazas pidiendo dignidad, pidiendo una
vida que valga la pena vivir, una constitución que nos permita entendernos de una nueva forma.
A pesar de ser un importante año para nuestro país en el festival varios nos quedamos en Chile,
haciendo campaña para que podamos ganar el Apruebo una Nueva Constitución, escrita 100% por
ciudadanos electos por el pueblo, en una Convención Constitucional. Nos quedamos en Chile para
que esa nueva carta magna sea escrita de forma paritaria por primera vez en el mundo, para que
sea disidente, para que termine esta violencia contra nuestros cuerpos y vidas precarizadas.
Mientras algunos nos quedamos trabajando por un país más justo muchos viajarán a la Berlinale,
pues Chile es el País en Foco del European Film Market 2020. Algunos cineastas luchadores de
estos mismos principios llegarán a su ciudad, pero también representantes del Ministerio de las
Culturas y las Artes del gobierno de Sebastián Piñera, como el Subsecretario de las Culturas, Juan
Carlos Silva, quienes han guardado silencio luego de toda esta violencia. Peor aún, públicamente
han defendido a los políticos a cargo de ejercerla, como defendieron al ex Ministro del Interior
Andrés Chadwick, quien terminó destituido en el Congreso por su responsabilidad en las
violaciones a DDHH. Ninguna palabra de defensa o apoyo han dicho por los artistas que han
perdido su visión como Nicole Kramm, audiovisual y fotógrafa herida en un ojo la noche de Año
Nuevo y seguramente ninguna dirán en los eventos del EFM.
Sí, Chile país en foco tiene un gobierno violador de los derechos humanos según constan en los
serios informes elaborados por la ONU, Human Rights Watch, Amnistía Internacional, CIDH, entre
otros. Esos políticos serán quienes abran el encuentro de industria de la Berlinale, un festival
orientado precisamente en torno al derecho de vivir en paz, del respeto y del pluralismo.
Por eso les pido, Berlineses, que nos ayuden. Vayan y protesten en las afueras del Martin Gropius
Bau, llamen a sus representantes, ayúdennos a pedir fuerte y claro ‘Nunca Más’, porque esa frase
contra el fascismo resuena tan fuerte en sus calles como las nuestras, porque estoy segura que
nuestra lucha es la misma. Es en estos días que necesitamos de su solidaridad internacional. No
nos dejen solos pues buscamos nuevos refugios frente a esta violencia descontrolada, necesitamos
nuevos aliados contra esta impunidad y esperamos que el cine siga siendo uno de ellos.

 

Permanentlink zu diesem Beitrag: https://lateinamerika-nachrichten.de/artikel/chile-en-foco-y-sin-refugios/